domingo, 31 de agosto de 2014

¡Ay! de lo que hay.

¡Ay! del tiempo congelado
y los momentos torvos,
las hojas perennes
del inamovible árbol cotidiano.
El ahogo en seco
y las necedades pueriles
de la idiosincrasia.
¡Ay! de este ansia
por el tránsito,
por página fácil,
ilustrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...