martes, 15 de diciembre de 2015

Azul profundo.


Metralla y balas
de la alimaña urdida,
entre versículos envenenados,
se lleva las vidas de los que valen.
De los que valen porque sirven,
sin esperar alientos,
al pueblo que les viste
de azul profundo.
Pueblo amputado
de brazos fieles,
silenciosos miembros
que "para la libertad" retoñan.
Azul sereno,
modesto azul
que hoy llora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...