miércoles, 24 de febrero de 2016

SAETA POLITIZADA.

Hagamos, pues, bienaventuranzas
de los clásicos pecados,
mientras el poder miente,
consciente de absolución.
Nos robarán porque lo merecemos,
pecadores ruínes,
que bien pudiéramos hacer lo mismo.
Y en esas estamos,
costaleros de sus penitencias,
porque nos inculcaron doblar la nuca
y recoger monedas en tabernas
entre saetas alcohólicas
de rabia moderada.
Y así,
los que se dicen rebeldes,
proceden,
actos de contricción,
propósito de enmienda,
y el paso del Crucificado sale,
entre gritos de fervor pagano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...