SAETA POLITIZADA.

Hagamos, pues, bienaventuranzas
de los clásicos pecados,
mientras el poder miente,
consciente de absolución.
Nos robarán porque lo merecemos,
pecadores ruínes,
que bien pudiéramos hacer lo mismo.
Y en esas estamos,
costaleros de sus penitencias,
porque nos inculcaron doblar la nuca
y recoger monedas en tabernas
entre saetas alcohólicas
de rabia moderada.
Y así,
los que se dicen rebeldes,
proceden,
actos de contricción,
propósito de enmienda,
y el paso del Crucificado sale,
entre gritos de fervor pagano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816