martes, 2 de febrero de 2016

A ESTAS ALTURAS.

A uno,
a estas alturas del relato,
como que,
a veces,
le da igual.
Y se viste de a cuerpo
y se desangra en palabras
y se expone.
Y se expone a lo grato,
a lo ingrato
y al riesgo de la nube más eléctrica.
Que un rayo me parta
si preciso fuera,
mas que rabien,
los que,
con motivo o no,
inquina me guardan.
A uno,
a estas alturas tan medianas,
tan mediocres, quizá,
casi que no le importa nada,
o casi nada,
y quien bien me quiere
me hará gozar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...