sábado, 13 de febrero de 2016

Sed de sal.

La sed de la sal 
de los labios cercanos 
ahoga la conciencia 
en vaso de licores turbios. 
No es lo que está, 
que todo es sueño 
y cautiverio siempre eterno, 
cuando la sed de sal 
de labio gravitado, 
rompe las esferas 
de las peceras mejor forjadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...