sábado, 30 de enero de 2016

Materias requisadas.

De algún sueño guardado, 
extraje las nieblas anaranjadas
que enmohecen mi osamenta.
De libros deslomados en surco seco,
robé el verbo y la letra
para cocinar emociones silvestres.
De femeninas pieles
robé temperaturas
y miel de boca,
para sedar dolores
de azufre de averno.
De las geografías
obtuve lloviznas
y soles tibios
con los que construyo pentagramas
de fondo de mi escena.
Soy amalgama
de materias requisadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...