viernes, 29 de enero de 2016

Salivas marcadas.

De humo, pueden ser,
las cortinas de la alcoba
y de agua los roperos.
Puede la sábana levitar
sobre tu piel espumosa
mientras los jilgueros
trinan elegía de duelo.
Puede vomitar el cajón
cartas nunca abiertas, 
con franqueo a pagar
en el destino incierto.
De estaño pueden ser,
las vigas maestras
de la casa dúctil, 
y remodelar la escena
para un dueto floral
a pétalo hirviendo.
Todo es posible
entre carne viva,
todo puede darse
o perderse en la partida
de las salivas marcadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...