jueves, 7 de enero de 2016

Dolor de aire.

A veces llega
este dolor de aire
que sólo por respirar supura.
Dolor de aire a ventana cerrada
porque la luz se inflama.
Y la razón busca
diagnóstico al brote.
Pero duele el aire,
y los sonidos incrustados
en las bocanadas en ansia.
Y el aire arde
y aún abrasa cuando se hiela.
Dolor de aire,
el que se traga
como caldo cocinado
en los fogones de este estar.
Es a veces,
sólo a veces,
quizá ya demasiadas veces
las que el acuario se agrieta
mientras los peces gritan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...