lunes, 25 de enero de 2016

Vivir de piel.

Se puede vivir de piel
o morir en cuclillas,
escondido de los gorriones
y del colibrí de cristal.
Puedes decir que no, 
por salvar la ropa tendida,
o correr desnudo
entre las jaras,
hiriéndote de espina
y aroma vivo.
Puedes esconder vergüenzas
o avergonzarte del miedo.
Es poco tiempo
para dudar ante lo obvio.
La vida araña
pero acaricia feroz
y dulce,
sin bandera que te arrope.
La cobardía es
lo que te amarra,
vivo en pentiencias,
muerto en sustancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...