martes, 26 de enero de 2016

De la amargura amarga.

Por qué de la amargura amarga,
del rostro siempre desolado,
cuando en la vida breve,
las luces leves,
son luces,
al fin y al cabo.
Por qué de la tristeza en rama,
atesorada en hartazgo,
cuando la risa es arma
y a los mezquinos desarma,
y alivia
del mal hallazgo.
Lava tu rostro enjuto
de los óleos del abismo
y vive a borbotones,
que el tiempo se pierde en un sorbo
de manantiales inciertos,
y es mejor el desacierto
que enterrarse sin asombro,
atados bien los cordones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...