miércoles, 30 de diciembre de 2009

AÑO NUEVO

Me amenazan
campanadas festivas
de fecha de tránsito.
Campanadas multiplicadas
por el eco oscuro
de mi sala vacía.
Uva amarga
de hollejo recio
y esperanza
escondida
tras las doce en punto,
hora perpendicular,
frontera de agujas
para años sin papeles.
Bailará el teléfono
vibrantes tangos
sobre la mesa apática
y los propósitos,
anotados a tiza,
se diluirán con la gotera
de un ánimo
de teja rota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...