martes, 29 de diciembre de 2009

A VECES, LA PENA

Si es que
a veces viene
esa pena,
no negra,
quizá grisácea
o marrón de cieno,
que creí guardada
en baúl candado.
Si es que
no cesa el peso
de las cargas
en depósito
y la espalda grita
al renovar el lastre.
Si es que la pena
es eso,
pena,
de penar
penado,
penitencia
siempre condicional.
Si es que
no prescribe
nada de lo andado
y retornan los pasos torpes,
las cunetas,
los fangos amigos
del fugitivo,
siempre acosado.
Y menos mal
que hay cigüeñas,
blancas aves
de amplio nido,
donde dormir en alto,
suspendido
en campanarios mudos
de ruinas sacras
y mirar los vientos
que pasan al ras
barriendo arenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...