domingo, 13 de diciembre de 2009

LUZ TEMPRANA

No te esfuerces,
vida más mía,
pues algo aporté a tu carne,
en comprender avatares
de adultos en remolino.
Cuánto dañan las ausencias,
las parciales en pacto
que no suscribes,
y tu daño daña
mis meollos,
y arden los tuétanos
al verte,
atónita,
preguntar verdades
de realidades turbias.
No te faltará abrigo,
reversible
a tiempo parcial,
para ahuyentar los miedos
de niña perdida
en bosques nuevos.
Que quedan los pilares,
redistribuídos,
donde asentar tu torre
y elevarla al Sol,
tu origen cierto
de luz temprana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...