jueves, 17 de diciembre de 2009

VILLANCICO

Se acercan fechas
asediando el ánimo.
Fechas extrañas
de humanos partos
de dioses nuevos,
de otros testamentos
de notarios
 de casulla rancia.
Florecen escaparates
y se marchitan sueños
de niños absortos
colgados de guirnaldas,
empapados en colores,
ahítos de percusiones.
Reencuentros felices
y tristes desencuentros
amenazando paz
de mesa puesta.
Tiempo de ausencias,
de presencias,
de superhábit
de vacío de bolsa,
miradas viejas
sin reconocerse,
ajadas.
Kilómetros inciertos,
hambre de gula
y retornos
en el tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

AQUÍ PAZ Y DESPUÉS MEMORIA.

Igual debería negarme, amputarme parcialmente  lo que no acomoda  por mor de la conveniencia.  Igual debiera incurrir en amnesia,...