sábado, 5 de junio de 2010

ALFILERES DE SILENCIO

Puede que sea así,
arrojándome silencios
como alfileres en andanada,
como ganes posiciones
en la carrera a la que falto.
Puede que sea así,
que así reaccione ante la cera,
fría y viscosa que se seca
en miradas lejanas.
Puedes ganar batallas
en este asedio inesperado,
que yo me rindo,
entrego territorios áridos
si es tu afán.
Dispara,
desde las saeteras
de tus ojos,
afilados carámbanos,
que no hay parapeto
ni armadura.
Me doy preso
o me fugo de celdas
con reja en interrogante.
Y es que topo
con lo opaco,
la tupida arpillera
que oculta temores,
dudas arrastradas
en remolinos de tiempo.
Y no hay ternura
tras el burka,
sólo rejilla
que no trasluce ojos
que reían a mis luces.
Sin acceso al sumario
no hay defensa posible.
Convicto de nada,
acato veredictos de aire,
de aire seco,
huérfano de palabras.
Y serán los temporales,
temporadas,
tempranas tempestades
de tempura de yeso
que escayola mis labios,
los que acumulo
en legajo mórbido
de acumular las causas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ADVERTENCIA.

Hoy desperté en amargo,  de mal bocado,  nublado de rabias,  tendente a lo lastimero  y lastimoso.  Hoy me levanté  a contrahu...