jueves, 17 de junio de 2010

COPLAS DEL DESAHUCIADO

Entré por las ventanas
de esta vida a contratiempo,
como un mal viento
adobado con sal
robada de algún mar.
Borré las carreteras
recorridas a carreras
contra la esfera
de este mundo lunar
que no quiere parar.
No me queda más que un fin,
tu escalera,
y tú no me dejas subir
ni me esperas.
Así que aquí me quedo
acampado en descansillo,
bajo un visillo
que no me deja ver
si quiero o no volver.
Cantaré de madrugada,
molestando a los vecinos,
versos prohibidos
que nunca publiqué
y te avergonzaré.
Porque así quiero vivir,
a la espera,
ni contigo ni sin tí,
mala fiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...