viernes, 4 de junio de 2010

TAUROMAQUIA ACCIDENTAL

No sé por qué insisten
los toros de hielo
en embestirme a deshora,
A qué vendrá la bravura inocua,
una vez retirado
del coso diluviado.
Si lo lidiado murió,
a espada o descabello de olvido,
tras triste aviso,
vergonzante por previsto,
cómo puedo cerrar callejón,
abandonar el circo ileso
de cornada de almohadilla
de espectador no invitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...