sábado, 5 de marzo de 2011

LLANTO DE ÁNGEL

No puedo cazar las notas
que manan de los violines
mientras los ecos rebotan
al grito de los delfines
que se encayan indolentes,
ajenos a las piedades,
inmolándose a ola urgente
señalando las ciudades
que albergan posos de rabia
como grava de cemento,
árbol de asfalto sin savia,
monolito y monumento.
Contenedores de pecado
que no esperan recogida
pues el mal es reciclado
y ya apenas contamina.
Un ángel llora borracho
las sales de la impotencia,
encerrado en su despacho
donde archva las conciencias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...