jueves, 31 de marzo de 2011

ASTENIA EN VALS

Primavera,
florece la pena,
sin santo y sin seña
se cuela al hogar.
Ni las flores
desprenden olores
y cantan canciones
de triste final.
Los violines,
coro de delfines,
escoltan ruínes
a un cello ritual,
el que llora
con grave demora
las notas que ahora
son olas de mar.
No te sientes,
levanta la frente,
asalta las fuentes
que bailan un vals.
Es la danza
del verde esperanza
que risas te lanza
desde algún lugar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...