lunes, 13 de junio de 2011

COMO SUENA

Mira tú que yo
siempre amé violines en sonata
o en allegro triunfal,
incluso el pizzicatto.
Mas la claridad de ave
de la cuerda poseída por arco suave,
siempre tornó en quejido ronco
de violoncello en adagio,
en fuga fúnebre.
A veces en acorde seco
de contrabajo en blues,
gemido de saxo
a luz de barra.
No temáis que no vuelvo
a los ecos de los vasos,
que aun me quiero desquerido
y aparto nubes que me tumbaban,
prefiero confusión clara
que claridad confusa
refrigerada en hielo.
Más de motu propio
que ajeno,
que ajeno es todo
lo que se aleja
a la caza del fantasma
que engendran en los corrillos.
Ya fui,
a mayor porcentaje,
lo que se quiso,
también fui lo que no quiero,
no seré un subíndice
de los pronósticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...