sábado, 18 de junio de 2011

MADRID EN DOSIS

 

Regresé, 
brevemente, 
a tus venas tortuosas 
coaguladas de gentío. 
Volví a tu luz anaranjada, 
Madrid colorido, 
evocando trozos de piel 
que perdí por tus aceras. 
Pequeño pueblo grande, 
casa de todos, 
grandeza y miseria 
emulsionadas en gazpacho. 
Te ví de nuevo, 
te degusté, 
departí en charla larga 
y,  sin despedirme, 
pues tal no quiero, 
te dejé a la espalda 
de un tren norteño.
Tengo mi dosis 
de Madrid, 
al menos para un tiempo, 
síndrome apaciguado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...