sábado, 18 de junio de 2011

MADRID EN DOSIS

 

Regresé, 
brevemente, 
a tus venas tortuosas 
coaguladas de gentío. 
Volví a tu luz anaranjada, 
Madrid colorido, 
evocando trozos de piel 
que perdí por tus aceras. 
Pequeño pueblo grande, 
casa de todos, 
grandeza y miseria 
emulsionadas en gazpacho. 
Te ví de nuevo, 
te degusté, 
departí en charla larga 
y,  sin despedirme, 
pues tal no quiero, 
te dejé a la espalda 
de un tren norteño.
Tengo mi dosis 
de Madrid, 
al menos para un tiempo, 
síndrome apaciguado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...