miércoles, 1 de abril de 2015

Suroeste.

Cuando retorna tu osamenta
a los aires que te crecieron
y capturas voces
de acordes de juventud,
la memoria es bálsamo,
jarabe infantil
para tu ronquera.
Cuando la luz a granel
te empapa la piel ahumada,
en violenta primavera
en estallido,
y las calles renombradas
te recuerdan las carreras,
las batallas y derrotas,
las victorias de besos torpes
robados a quemarropa,
quizá sea que envejeces.
Callejas de nazareno y oro,
cera caliente y cerveza fría,
juerga y martirio,
negras mantillas de luto, 
blancas y breves faldas de alegría,
saeta rota y piel ferviente
de pecados nuevos.
Suroeste, éste,
que me fraguó tal cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...