sábado, 12 de septiembre de 2015

DEJADME.

En dique seco.


Dejadme a mí en la orilla, 
que las corrientes sean vuestras, 
que desde la hierba dorada 
veré vuestros aspavientos torpes 
y las necias brazadas 
hacia ningún lugar, 
con vocación de cieno. 
Dejadme a mí, 
que yo me amarro 
y me humedezco de brisa, 
que al río iré, 
pero desnudo, 
sin pesadas túnicas 
de denominación originaria. 
Seguid los cursos que os marcan, 
extraviaros en los meandros 
entre los juncos de marisma 
y sed eso, 
masa líquida en avenida. 
Soy madera vieja 
de chalupa en dique seco 
y no quiero nombre, 
ni marea que me gobierne. 
Dejadme aparte, 
tendido al sol tardío, 
consciente de los átomos 
y las constelaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...