domingo, 20 de septiembre de 2015

No espero.

No espero yo más vida,
que bastante ésta acorrala,
ni días de hojas secas
en el sendero escarpado.
Mi rastro es leve
y lo barrerá la llovizna,
no tengo vocación fósil
de perdurar en archivo,
pues igual me dará
cuando no sea.
Agota tanto el testimonio
cuando todo se presencia,
que no habrá pena
en el sobreseimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESCAMPAR.

Bien es cierto que debiera escamparme, dejar de diluviarme adicto a la borrasca y acoger anticiclones serenos, tal y como dictan tus pup...