martes, 18 de septiembre de 2007

MECANISMO

Vuelto a la labor,

tras derroche de libres momentos,

regalados minutos de holganza

perdidos en hojarasca de calendario,

la obligación nominativa

vuelve a asomarse

zarandeando despertadores.

Enfrentado al qué,

te preguntas por qué,

para qué haces lo que dicen que hagas,

lo que hay que hacer o simular.

De nuevo engranado,

motor móvil,

funcionas sin ritmo

y patina el resorte deshabituado,

no hay cuidado

no rompe la cadena

tu torpe rendimiento convaleciente.

Tú lo sabes,

sin ti también funciona

y tu deserción sería

mínima pausa

hasta nuevo anclaje.

Para qué escapar

sin alambrada

si todo es presidio y penitencia

y al otro lado está el vacío.

1 comentario:

  1. Parece una letra de "El Muro" de Pink Floyd, me gusta por apocalíptica y reveladora. Un saludo y espero que puedas visitarme.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...