domingo, 16 de septiembre de 2007

PODER CIERTO

Todas las causas
contaminadas de azares
acompañan al suicida.
Tiene el mando,
el timón por una vez
y ahora sí,
ahora marca los tiempos.
Es su pluma,
de errática caligrafía
la que ahora puede
y quiere,
marcar el punto,
punto final
sin paréntesis
ni adjuntos suspensivos.
Consciente del gesto,
de la libre autoría,
omnipotente consigo,
se recrea en la despedida.
Sabrán de él los uniformes,
los sumarios y gacetas
y quizá,
una columna breve
para su firma,
"Ahora mando yo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...