jueves, 6 de septiembre de 2007

NESSUN DORMA

Henchido de notas,
empachado de belleza
dejó tendida la frase al aire
entregado en la sonrisa.
Lloran violines
y las batutas,
de ébano de luto,
no quieren danzar
sin su garganta.
Nadie duerma,
el canto se desangra
huérfano de instrumento.
Se fué la seda,
la caricia que el torpe eco
nunca osaba imitar.

1 comentario:

  1. No me canso de escuchar Nessum dorma, se me eriza el pelo cada una de las veces, siempre me causa el mismo impacto.
    Precioso homenaje a Pavarotti Ramírez, muy bello el poema.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...