domingo, 21 de diciembre de 2008

CIRCUNSTANCIAS

Tengo reserva
en el infierno
pues no se hizo la gloria
para el inventor
de los pecados.
Peno en vida
al ser la muerte fin,
apagón definitivo
de existencia tortuosa.
Y no duele
la tortura
cuando es hábito,
se padece sumergida,
bajo la piel escamada,
curtida de sucesos.
Ya no ensordecen
los estruendos,
pitido agudo,
constante y necio.
Y me pregunto,
a veces como luz,
por qué yo
habiendo otros.
Y me respondo
que hallé
lo buscado,
lo perseguido sin conocer
el reverso,
la doblez.
Y espero,
resignado,
paciente a ratos,
el cambio de acto,
un mutis,
desenlace de un texto
impreso en papel continuo,
apergaminado.

1 comentario:

  1. Tu reserva en el infierno ha sido cancelada.
    Perdoneme usted pero no tiene ningun pecado.
    Deje ese espacio en el infierno para otros que lo ganaron poco a poco.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...