jueves, 11 de diciembre de 2008

ETIQUETADO

Y es que llega un momento
en que el temblor
se vuelve escalofrío,
el susurro grito,
la sonrisa esputo,
el baile huida,
la canción ruido
y el silencio,
silencio.
Silencio envasado
al vacío,
sin conservantes
ni atenuantes,
silencio a presión
de palabras prensadas,
exprimidas,
deshidratadas.
Producto
a base de concentrados
de zumos de rabia.
Quedan existencias
de ira
en la despensa,
almacenada.
Reserva y provisión
para el próximo estallido.
Para peores tiempos,
si caben más crisis.

1 comentario:

  1. Deja los zumos de rabia encerrados
    bajo llave de plomo.
    Saca los de alegria y risas.
    Piensa en cosas bonitas,baila,habla y escucha musica.Es lo mejor que hay en la vida.
    Tu amiga te desea lo mejor, de todo corazon.Muchos besos y abrazos sinceros.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...