martes, 3 de febrero de 2009

ÁRBOL

Hoy sí,
hoy escribo
borracho,
ebrio de azares,
harto de aliteraciones,
empachado de lo mismo,
lo mismo,
lo de otros días,
lo asumible
mas no puedo,
no tengo,
no encuentro
lugar.
Sigo aqui,
no sé por qué,
pero sigo,
en la rama
débil,
fracturable,
escondido en la copa,
de un árbol hueco
resignado a otoños.
Y trino,
o gorjeo,
grito mudo,
en la tormenta
constante
de un clima
eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...