jueves, 5 de febrero de 2009

OBRAS

De la cantera de mi pecho
puedo desgajar mil losas
para alicatar tu cuarto,
amurallarlo a la pesadilla.
Con mis venas cablearé
para alumbrar
las luciérnagas
de espantar fantasmas,
disolviendo sombras
a vuelo errático.
De mi aliento gastado
haré calorías
que ahuyenten escarchas.
No soy recargable
y agotaré los vasos
a polo abierto.
Tengo también cuadros,
sin marco de recuerdo,
para ilustrar paredes.
Suelo y cobijo,
muro y ventana,
desagüe de lágrima,
baúl de risas.
Guarda en mí,
empotrado,
las prendas usadas
que plancharé lunas
de puesta diaria.

1 comentario:

  1. Eres mas, siempre tú, mucho mas.
    Cómo te quiero a TÍ...

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...