jueves, 5 de febrero de 2009

OBRAS

De la cantera de mi pecho
puedo desgajar mil losas
para alicatar tu cuarto,
amurallarlo a la pesadilla.
Con mis venas cablearé
para alumbrar
las luciérnagas
de espantar fantasmas,
disolviendo sombras
a vuelo errático.
De mi aliento gastado
haré calorías
que ahuyenten escarchas.
No soy recargable
y agotaré los vasos
a polo abierto.
Tengo también cuadros,
sin marco de recuerdo,
para ilustrar paredes.
Suelo y cobijo,
muro y ventana,
desagüe de lágrima,
baúl de risas.
Guarda en mí,
empotrado,
las prendas usadas
que plancharé lunas
de puesta diaria.

1 comentario:

  1. Eres mas, siempre tú, mucho mas.
    Cómo te quiero a TÍ...

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...