lunes, 9 de febrero de 2009

Hay temores
temidos
por sabidos.
Otros,
incógnitos,
se engarzan
en los ojales
de las camisas huecas,
agazapados,
esperando presencia.
Otros miedos,
adosados,
se diluyen con la ducha,
desaguando como miseria
adquirida del ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...