sábado, 21 de febrero de 2009

MADRID, ME LLAMAS


Fue de repente
que me vi vestido
de andén.
Tiene peso
de inercia la maleta,
a siete días
de encarar vagones.
Madrid,
otra vez tú,
me llamas a deshora
y acudiré en desgana.
Madrid de aula,
aula adulta
para un indolente
ateo de horarios
y reciclajes.
Madrid de hospital,
de pequeño corazón,
dulce gajo
de mi carne amarga,
a cerciorarse
de la bondad
de aquel parche en injerto.
Perezoso es el afán
por verte,
Madrid,
capital de mi pasado,
mas tiras de mí,
en soga de convoy,
sorteando traviesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...