domingo, 13 de septiembre de 2009

LAS QUIEBRAS Y LOS QUEBRANTOS

Sumido en la vorágine
de las necesarias quiebras,
camino entre ojos.
Ojos de desamor,
heridos ojos;
ojos de amor,
de intensa luz prisionera;
y ojos tristes
de un pequeño corazón
regalándome sonrisas
que me ahogan
en su angustia,
en océanos
de interrogantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...