sábado, 26 de septiembre de 2009

NADIE, NUNCA.

Nunca,
nadie,
en ningún lugar
de los tiempos
venideros,
te dará
estas mareas
a luna abierta.
Nunca,
nadie,
nadie podría
alinear tus planetas
y provocar
eclipses en cadena
para tu sueño.
Nadie,
nunca
podrá llevarte,
cobijada en la yema
de un roce de dedo,
a la cima
de las glorias.
Nunca,
nadie
te compondrá
sonatas de aliento.
Nadie,
nunca,
en ningún segundo
posible,
te entregará
los tuétanos
como ofrenda.
Nadie,
nunca,
solo yo,
a tu demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...