sábado, 1 de enero de 2011

INICIO

Qué día primero
de noche última
de frontera de uva
atragantada.
Qué igual ando,
qué mismo,
sin tránsito
ni más disgusto
ni sorpresa
que las sabidas.
Cotillón estéril
que no pare enmienda
para el pecador irredento
que me posee.
Apantallado
en cristal líquiido
que me canta recuerdos.
Gratos e ingratos
recuerdos de tiempos
que fueron agua de fuente,
irretenible agua
para el sediento
de arroyo a cara mojada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...