jueves, 31 de marzo de 2011

ASTENIA EN VALS

Primavera,
florece la pena,
sin santo y sin seña
se cuela al hogar.
Ni las flores
desprenden olores
y cantan canciones
de triste final.
Los violines,
coro de delfines,
escoltan ruínes
a un cello ritual,
el que llora
con grave demora
las notas que ahora
son olas de mar.
No te sientes,
levanta la frente,
asalta las fuentes
que bailan un vals.
Es la danza
del verde esperanza
que risas te lanza
desde algún lugar.


martes, 29 de marzo de 2011

ENTRE COLORES

Resuelto el enigma
de la palabra mirada,
hay que explorar las luces
que ocultan los chaflanes
con prismas de gelatina
a base de lágrima ahorrada.
Refractar el rayo
que emana de los iris,
nunca silenciosos,
y leer entre colores
la instrucción de vida.
La garantía caduca
al emerger del vientre
y no hay devolución
para lo adquirido
en el mercado vital,
sin regateo.
No hay abrigo
si no eres lumbre,
que el témpano sólo funde
al calor externo.

jueves, 24 de marzo de 2011

LIZ

Los ojos de Liz cantaban
arias épicas desde el blanco y negro
y en color saturaban
los paraísos de toda diosa posible.
Reina y villana,
inocente y mezquina,
sus hogueras violeta quemaban
el alma de los mortales
en confesionario apantallado.
Nadie teme a Virginia Wolf
y Marco Antonio bebe bourbon
por los clubs,
huérfano de César,
matando gigantes camuflados
en petrolíferos pozos
al este del Edén.
Lloran las esfinges
el fin de la reina
envenenada de vida.



sábado, 12 de marzo de 2011

ÉRASE QUE SE ERA

La niña calla los miedos
que cuelgan del calendario,
con sueños hace un diario
de páginas azul cielo,
a la verdad pone velo
suavizando las aristas,
con pincelada de artista
se pinta alas en vuelo
que la separen del suelo
con voluntad escapista.
Unicornios desbocados
galopan el dormitorio,
espantados por demonios
se suben a los tejados.
La niña tiende a su lado
peluches en barricada
que detengan esa lava
que erupta un volcán cansado,
recita un verso robado
a un príncipe que era rana.
Mi lágrima cae en el foso
que rodea tu castillo,
envenena cocodrilos
y aclara el agua en reposo,
con mi bastón poderoso
bajo el puente levadizo
y escalo todos los pisos
de la torre del coloso,
rescato lo más hermoso
que ningún dios nunca hizo.


viernes, 11 de marzo de 2011

ANIVERSARIO EN LAS VÍAS

Siete años de andén,
de viaje y parada
en retorcido metal
teñido en rojo limpio
y metralla sucia.
Metralla sucia de ira,
demencia contra cordura
de gente somnolienta
transitando cotidianeidad
hacia labor honrada.
Metralla multiplicada
por el papel mezquino
que trama el odio
ajeno a los dolores.
Regueros de falacia
anegando recuerdos
de muertos estupefactos.
País ingrato de faca
que hasta en el duelo
escupe la saña.
Vuelve a ser once
y las vías se estremecen,
tierno acero
que recuerda
que portó la vida
hacia la injusta muerte.
Que callen los dioses
y sus profetas,
que hable la razón
y la emoción templada,
Que ardan los versículos
de sagradas escrituras
y que la llama alumbre
al hombre de mañana.
Que marzo sea recuerdo,
lágrima honesta
sin aspavientos de bandera,
que marcee marzo
pariendo flores
que invadan los parterres
de las siglas
para que callen en respeto,
al menos el once,
buscando la carroña
en otros vertederos.
Vuelen los pájaros
sobre todos los monumentos
y recuerde el hombre
lo que trae la rabia.
Y que el vagón sea vientre,
nunca nicho.

lunes, 7 de marzo de 2011

MOLESTO

Voy por ahí
como escollo,
como vello extemporáneo,
erupción o sarpullido,
bien lo sé
y así me sufro.
Carente de ergonomía,
incómoda arquitectura
la de este mueble en mudanza.
La sal en el café,
tabasco en confitura,
uña sobre pizarra,
afilado canto
para el codo ingenuo
o la débil rabadilla.
Si me activan
soy migraña,
dolor menstrual,
vejiga fría,
pinzamiento lumbar,
de la araña picadura.
Patología al cabo.

sábado, 5 de marzo de 2011

LLANTO DE ÁNGEL

No puedo cazar las notas
que manan de los violines
mientras los ecos rebotan
al grito de los delfines
que se encayan indolentes,
ajenos a las piedades,
inmolándose a ola urgente
señalando las ciudades
que albergan posos de rabia
como grava de cemento,
árbol de asfalto sin savia,
monolito y monumento.
Contenedores de pecado
que no esperan recogida
pues el mal es reciclado
y ya apenas contamina.
Un ángel llora borracho
las sales de la impotencia,
encerrado en su despacho
donde archva las conciencias.


NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...