domingo, 7 de julio de 2013

En la casa

En la casa del asesino
los cuchillos dan la hora
y en el filo esconden
las auroras.
En la casa del demente
las toallas cantan arias
de óperas asincopadas.
En la casa del cura
la despensa se reclina
empachada de pecados
bajo velo nupcial
de cadáver al santo óleo.
En la casa,
las cosas,
de casa son,
quedan en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...