martes, 30 de julio de 2013

No es hora

No es hora,
porque no es año,
para andar cazando libélulas
en los jardines de la mente.
No es hora,
ni la estación acompaña,
para buscar los ocres
en los hayedos fortuitos.
No es hora para el trémulo gesto
si no llegó la hora
de enjugados pañuelos
con aroma de crisantemo.
Todo llega,
o quizá nunca,
pero no es hora
mientras haya piel
y no pergamino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...