lunes, 22 de julio de 2013

Parirte

Parirte,
parir no pude,
mas la entraña duele
pues dí mi esencia,
mi sueño y mi vigilia
en que crecieras.
Pero la vida es marea
y no pude seguir
tus andaduras.
Ahora me niegas
sin que cante el gallo
y me inundas los pasos
de cualquier sendero.
Sigue en la fábula
que te alimentan
que habrá un día,
no sé cuál,
en que me reconozcas.
Te lloraré
a cada minuto
en que mía no te sienta.
Sé tú.
Tú misma
si te dejan
y serás yo,
lo que siempre fuiste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...