martes, 3 de diciembre de 2013

Argenta

La partitura acaricia
el ánimo doliente
y el pentagrama se ondula
en brazo de mar navegado
por corcheas sin bandera.
Niños armados
con batutas de colores
son guardia de honor
en esta noche sonora.
Beethoven entre pucheros
y Bach en los talleres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...