martes, 3 de diciembre de 2013

Argenta

La partitura acaricia
el ánimo doliente
y el pentagrama se ondula
en brazo de mar navegado
por corcheas sin bandera.
Niños armados
con batutas de colores
son guardia de honor
en esta noche sonora.
Beethoven entre pucheros
y Bach en los talleres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...