miércoles, 25 de diciembre de 2013

Tú verás

Tu interés será
el negarme,
carne mía.
No puedo hacer más
ante tus desaires.
Te lloro
lo que me ignoras.
Impresa estás
de tinta heredada.
Tú tendrás que ver.
Allá tú.
Abierta la puerta.
Cerrada la tragadera.
En el silencio estaré
a tu llamada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ENTREGAS.

Otro viaje en tren a la capital vetusta, a entregar libro nuevo de viejo trovero. Gastos de envío incluídos en el encuentro grato. A...