viernes, 20 de noviembre de 2015

VIERNES

Escaños.
Qué decir de este día, 
que se desploma bajo la luz silente 
del frío más perezoso. 
Viernes es, 
el de las promesas falsas, 
que de mañana ya huele 
a cerveza nocturna 
y a perfumes transeúntes. 
Por fin es, algunos dicen, 
en periódico ciclo 
como si la vida cambiara en esencia 
por un asueto breve, 
probablemente fallido. 
Viernes hay de dolores 
y de consuelo de tontos, 
pues tontos somos 
en la arquitectura de los almanaques. 
Desde las laborales celdas 
a las ventanas clamamos, 
queriendo cazar el aire 
de alguna falda voladiza 
de quien transita este viernes.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...