jueves, 15 de noviembre de 2007

ABUELO

Ojos de brillo perdido,
secos de años llorados,
que vieron todo,
el horror que aró los surcos
de la vieja cara
y nevó la testa orgullosa
del que solo espera
cerrar el libro.
Teme el ciclo,
el retorno de aquello
que no debió ser
y fue,
y hueca dejo el alma
de una tierra áspera
ávida de fosa y plomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...