lunes, 19 de noviembre de 2007

BIOGRAFÍA

Deambulaba sin timón,
tropezando
con hombros extraños,
miradas de hielo y tizón.
Era un barco de papel.
Un naufragio,
sabido y contado,
en turbias mareas de hiel.
Imposible de atracar,
no había puerto en Badajoz,
solo el río,
vertido en mi barrio,
regaba raíces de voz.
Y al fin armas yo velé,
y acabé
sorteando mi suerte,
en calles de un norte cruel. 
La serpiente me buscó,
no me tuvo
mas pudo dejarme
veneno encallado y dolor. 
Evitado el funeral,
fui a la Corte
donde ahora el cuchillo
mi carne quería catar.
Y es que es duro callejear,
entre plazas,
buscando furtivos,
en el núcleo de la Capital.
Y la hierba me llamó,
la manzana,
la lluvia en cortina
y el polvo dulzón del carbón.
Y ahora duermo en el Caudal,
con mi hada y con mujer,
arropado
con manta de musgo,
la encina me suele cantar,
desde lejos como no,
como un eco del ayer,
pues la tierra,
redonda y danzante,
los cantos suele devolver.
Cualquier día faltaré,
como falta,
todo lo que vive,
a la hora del cambio de ser.
Mis culpas no purgaré,
mis obras no durarán,
solo quede
el leve recuerdo
de un loco que no supo estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...