jueves, 22 de noviembre de 2007

MALOS MALES

El nombre solapado,
sin pronunciar por doloroso,
de un mal feroz
perdura en el miedo.
El miedo libre y asumido
no huye con las certezas
de la cura posible.
Indaga el bisturí
en batalla épica,
aliado de agresivos alcaloides,
y la espera,
la espera y la prueba,
la prueba y el resultado
son nuevos compañeros
de ansia de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...