viernes, 16 de noviembre de 2007

SANGRE NUEVA, VIEJO ACERO

Tiene el filo
sed de piel
y el fuego hambre
de encarnadura.
Vidrio voladizo
y adoquín seco.
Dioses muertos,
resucitados de fieles,
pasean su recuerdo
en la ignorancia,
en el lema de spray
y odios viejos,
heredados de nadie,
acechan las esquinas,
el vagón
Y la glorieta inocente.
Mareas de grey,
en tribal berrea,
enarbolan banderas
siempre ajenas.
Agoniza el libro,
polvoriento de olvido,
única pócima
para el mal de rabia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

SOFÍA.

Siempre viajera de espacio y tiempo, aún estática en su órbita cantada con voz soprano. Siempre en el sueño, etérea, onírica Alicia ...