jueves, 23 de abril de 2009

AHÍ ESTÁS

Ahí estás,
sin estar,
estando
al otro lado,
el frecuente,
el doliente,
el amargo.
Sin ser tú,
otra vez
la doblez,
el reflejo cóncavo
que me desvela
y me empuja
a la entrada,
a la salida,
o a la espera
a que se produzca
la llegada
conocida,
sin retorno
y que reluzca,
renovada
y convencida
de que no resurja
la herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...