jueves, 23 de abril de 2009

AHÍ ESTÁS

Ahí estás,
sin estar,
estando
al otro lado,
el frecuente,
el doliente,
el amargo.
Sin ser tú,
otra vez
la doblez,
el reflejo cóncavo
que me desvela
y me empuja
a la entrada,
a la salida,
o a la espera
a que se produzca
la llegada
conocida,
sin retorno
y que reluzca,
renovada
y convencida
de que no resurja
la herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...