domingo, 5 de abril de 2009

SANTA SEMANA


No vi ramos de olivo
ni palmas trenzadas
que estuve en casa,
recogido.
No olí cera fundida,
ni oí redobles
ni cornetas,
ni quejidos de balcones
saeteando contra tronos
cimentados en clavel.
No sentí hoy
miradas en ojal
bajo capucha penitente.
No, hoy no 
que estoy en verde,
de hierba húmeda,
entre caminos en cuesta,
y ya hace tiempo
que no creo
ni idolatro.
Mas no niego lo mío,
la raíz antigua
que procesiona,
pecadora y festiva,
mas que mortificada,
oliendo a azahares
del sur morisco,
de arco de herradura

1 comentario:

  1. Ay esa morriña! Para que luego digan que los gallegos... Un abrazo

    Xurxo

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...