lunes, 20 de abril de 2009

GALAXIAS

Y es que uno puede
rozar los planetas,
empaparse de auroras,
intercambiar órbitas
ingrávidas,
creyendo en lo posible,
lo ansiable,
mas despertar,
de repente,
caer al abismo,
volver a la sima,
a la espiral asumida
del agujero negro,
cotidiano,
caótico a la usanza,
y descreer
en conjunción de astros,
imposible ya
la asunción de la lógica,
la normal trayectoria,
el rumbo asumible
de una nave
de casco agrietado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

DONDE DUERMEN LOS ILUSOS.

Irrumpiste en mi sueño neutro como golondrina extraviada, a golpe de ala y trino persiguiendo arrullo. Y la memoria hirvió amarga a b...