lunes, 20 de abril de 2009

GALAXIAS

Y es que uno puede
rozar los planetas,
empaparse de auroras,
intercambiar órbitas
ingrávidas,
creyendo en lo posible,
lo ansiable,
mas despertar,
de repente,
caer al abismo,
volver a la sima,
a la espiral asumida
del agujero negro,
cotidiano,
caótico a la usanza,
y descreer
en conjunción de astros,
imposible ya
la asunción de la lógica,
la normal trayectoria,
el rumbo asumible
de una nave
de casco agrietado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...